Traducida como "Encuentros en la Tercera Fase" invita a preguntarse por qué los traductores al español, obviaron u olvidaron el calificativo cercanos. 
En realidad el título del film debería ser «Encuentros cercanos de tipo tres» que resulta menos comercial. 

Un relato totalmente circular, de ciencia ficción, que nos cuenta un contacto con alienígenas. Estas escenas magistrales, de unos seis minutos y medio al principio de la película, son imprescindibles para la comprensión del relato entero. 
En el desierto de Sonora, finalizando la década de los 70' aparecen elementos bélicos, entre otros, unos cuantos de los míticos cazas norteamericanos Grumman TBM Avenger (Vengador), cuyos números de identificación corresponden a aviones desaparecidos misteriosamente en 1945. 
Todo en el interior de las cabinas parece indicar una total ausencia de violencia e incluso algunas pertenecías de los pilotos siguen ahí.

El lugareño medio ciego, que es interpelado por los investigadores, solo sabe decirles que:
El Sol salió anoche y me cantó.

Es al final de la película, cuando el contacto se lleva a cabo, cuando se cierra el círculo al tiempo que se abre otro nuevo. Los pilotos, junto con otros abducidos, son devueltos 32 años después, al tiempo que el niño protagonista se dispone a vivir una experiencia semejante.  

Un intento literario de "endulzar" la temática de las "abducciones". Temática controvertida, creída ciegamente por algunos y motivo de sonrisas para otros.