No caldria que fos per sempre. Només una mica, una estoneta. Però si fóssim capaços de fer callar la retòrica constant i aquesta dialèctica suposadament política que no és debat sinó combat. Si fóssim capaços, potser el que trobaríem després seria l'alegria de viure.

No tendría por qué ser para siempre. Solo un poco, un ratito. Pero si fueramos capaces de silenciar la retórica constante y esa dialéctica supuestamente política que no es debate sino combate. Si fueramos capaces, quizás lo que encontraríamos a continuación, sería la alegría de vivir.



Dice la Demografía que cuando yo nací, a finales de la primera mitad del pasado siglo, la esperanza de vida para un hombre era de 62,2 años.  Y en 2021, ya habíamos alcanzado los 80,24. Y siempre un poquito más para las mujeres. Deberíamos procurar que continuara siendo una esperanza y no la amenaza de la prolongación de un mal vivir.

Salud para todos.